viernes, 9 de diciembre de 2016

Las extravagancias de Mariah Carey

La esperada docu-serie “Mariah’s World” debutó finalmente y reveló algunas de las extravagancias de Mariah Carey, quien es la productora ejecutiva de su reality. Además de conocer a algunos personajes de su entourage como su manejadora Stella Bulochnikov, su ‘director creativo’ Anthony Burrell y hasta su rumoreado nuevo novio Bryan Tanaka, la diva protagonizó momentos que revelan el extremo de sus excentricidades.


Su vestuario

Carey eligió hacer todas sus entrevistas en cámara en lencería. No ropa interior cualquiera, por supuesto, en un momento lució un corsé con lentejuelas. La mujer de 47 años llegó a preguntar: “¿Esto es algo normal para vestir?”, porque en su mundo es común andar con maquillaje, joyas y batitas en la casa.

Necesita ayuda para vestirse

No es inusual que una artista necesite ayuda para vestirse. Pero para una noche cualquiera, Mariah necesita cuatro asistentes. “Oprah me dijo que no permitiera que la gente pensara que no podía ponerme mis zapatos. Pero el problema es que estos tacones son abusivos y no me los puedo poner sola”, dijo mientras metía sus piecitos en unas sandalias de tiras con tacón. Sus empleados parecen ser sus amigos más cercanos y confidentes.

El Alter-Ego

Carey tiene una alter ego que se llama Bianca Storm y que presentó en su video “Heartbreaker” en 1999. Fue Storm quien presentó la docu-serie sobre Mariah Carey. Su acento británico y su cabello negro son las mayores diferencias con Carey, ya que es obvio su gusto por escotazos.

Los requisitos

La asistenta Molly entró en pánico cuando no logró establecer la conexión de TV en una habitación de hotel. Parte de su trabajo es que las habitaciones tengan todo lo que la diva requiere. “El Apple TV es lo más importante. Si no tiene Apple TV mientras duerme, no puede dormir. Si no puede dormir, no puede presentarse. Si no puede presentarse, no hay show. Si no está aquí, todo se derrumba”, explicó.

Y pensar que Mariah se crió en clase media baja…

Fuente: La revista

No hay comentarios: